bases de la educación canina

Bases de la educación canina y adiestramiento de perros

La educación canina es la base por la que todos los perros se instruyen para tener un comportamiento correcto en distintas situaciones, especialmente las más cotidianas. Mucha gente piensa que educar a su mascota es simplemente enseñarle a que se siente o a que te de la patita. Nada más lejos de la realidad. Antes de esos gestos hay muchas otros conceptos que el perro debe asimilar.

De hecho, habría que diferenciar entre educación canina y adiestramiento de perros, aunque ambos estén directamente relacionados. Resumiéndolo mucho, se podría decir que en la educación se trabajan pautas de comportamiento mientras que durante el adiestramiento se realiza el aprendizaje de conductas para una convivencia mutua.

 

Un perro correctamente educado es un perro feliz.

Es así de claro. Cuando nuestro perro ha sido sometido a un plan educacional correcto y estructurado, tendrá las bases adecuadas para interactuar de forma adecuada con su entorno. Esto influye directamente en su felicidad.

La base principal de toda educación canina debe estar construida sobre la socialización del cánido. Desde que es cachorro, un perro debe habituarse, no solo al entorno que le rodea, sino también a otros diversos. De esta forma, se potenciara su capacidad de adaptación. Para esto, las primeras etapas de su vida son las más importantes, pues desde cachorro debemos generar en él la confianza necesaria para adaptarse a todo lo que tiene a su alrededor. A partir de entonces, y de forma progresiva, él irá alcanzando objetivos y se irá acostumbrando a todas las posibles situaciones, almacenando esta información de por vida en su cerebro.

Esto, en ocasiones, no será posible, ya que hay perros que son acogidos o adoptados tras haber pasado ya la etapa de cachorro. Pero en ningún momento debe suponer un problema dado que el perro está capacitado para aprender a socializar con su entorno en cualquier momento de su vida.

 

perro educado y feliz

 

Gestión de las emociones.

Un perro, como todo animal, sigue constantemente su instinto. Este le llevará a comportarse de una determinada forma según la situación de la que se vea rodeado. El trabajo sobre la gestión de las emociones con él le ayudará a frenar ese ímpetu y a saber adaptarse a unas situaciones u otras. El objetivo es que él siempre se encuentre a gusto y que disfrute cómo y donde esté.

La labor sobre la gestión emocional en perros será más o menos complicada dependiendo de la personalidad del animal. Cada uno es un mundo y esto supone que los resultados pueden tardar mas o menos según el perro con el que se esté trabajando. Si se hacen de rogar no hay que perder la calma y seguir trabajando.

Se ha de tener en cuenta también que, en el tema emocional, las sensaciones se transmiten. Para que el perro tenga la sensación de estar a gusto con su guía, él debe trasmitirle lo mismo.

 

Confianza.

Otro de los aspectos básicos a tener en cuenta a la hora de educar a un perro es la confianza. El objetivo final será que el perro pueda confiar en su guía sea cual sea la situación y por encima de cualquier otro aspecto. Esto hará que, cuando tenga algún tipo de necesidad, sepa que siempre debe acudir al él para resolverlo.

Para potenciar la confianza se deben evitar las faltas de entendimiento con el animal. Conseguir esto requiere conocer cómo se comunican, interpretando correctamente su lenguaje corporal. En muchas ocasiones, se comete el error de humanizar al perro, entendiendo mal algunas de las señales que envían. Esto le provoca frustración y desconfianza. Sucede lo mismo con los castigos inadecuados.

 

educación canina jugando

 

La regla de oro: jugar.

Jugar es una de las formas que tienen los perros de aprender cosas nuevas y de ser educados. Cualquier actividad que se realiza con ellos la toman como un juego. Y mientras más divertido les resulte mejor asimilarán los objetivos que se pretenden conseguir con la actividad que se esté realizando.

Es muy importante que el perro siempre esté dispuesto a hacer cosas junto a su guía. Es mucho mejor trabajar con un perro motivado que con uno que no lo está. Para conseguirlo es muy recomendable premiar y potenciar cuando exista dicha motivación.

También es necesario tener en cuenta que las actividades y juegos deben estar correctamente programadas. Un juego mal estructurado puede crear conflictos en la relación perro-dueño y perro-entorno.

 

Trabajar su autocontrol.

O, si lo prefieres llamar así, la capacidad para mantenerse tranquilo.

Como ya he mencionado anteriormente, los perros se guían por su instinto y este les lleva a comportarse de una manera nerviosa e inconsciente. Un perro no educado no será capaz de controlar ese instinto.

El trabajo para que aprenda a tener autocontrol comenzará por conocerse a sí mismo. Es lo que se denomina propiocepción. Saber como está compuestos su cuerpo, conocer la disposición de sus sentidos, donde están sus extremidades, etc. le hará ganar en seguridad y confianza en si mismo.

Será muy positivo que el perro aprenda a que las cosas se consiguen cuando están tranquilos. Para ello se ha de premiar las situaciones en las que aparenten estarlo y se etiquetarán como erróneas las que no lo son.

 

educación canina contacto con el perro

 

Para finalizar, un tip importante. Parte de su educación debe pasar por que el perro acepte y busque el contacto. Esto será bueno tanto el perro como para el dueño o cualquiera que interactúe de forma habitual con él. Con ello me refiero a que el perro debe reconocer una caricia como un acto positivo y de recompensa. Pero para que esto funcione, también es necesario saber cuál es la forma correcta de hacerlo. Siempre de una forma distendida al principio, sobre la parte inferior de su cabeza, en la zona de cuello y pecho. Cuando el perro esté más habituado a las caricias y el contacto será el momento de hacerlo sobre otras zonas, como el lomo o la parte trasera de las orejas.

Si quieres conocer más a fondo los principios básicos de la educación canina, te invito a conocer el Taller de Obediencia Básica, donde desarrollo todos estos conceptos y muchos otros a la vez que propondremos actividades para trabajar todos los aspectos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *