Perro jugando con una palo

¿Está mi perro estresado? 🐕

Aunque estamos acostumbrados a asociar el estrés a los humanos, los animales también sufren estrés. Cada uno de nosotros tenemos experiencias propias relacionadas con el estrés y la mayoría, lo vivimos a diario. Nuestro trabajo, familia, pareja… nos pueden llevar a sufrirlo pero ¿Qué es el estrés?

Al hablar de estrés nos referimos a un sentimiento de tensión física y emocional. Su función es ayudarnos a defendernos y adaptarnos a situaciones. Aunque en grandes dosis, estrés negativo, puede derivar en ansiedad.

El estrés negativo se suele llamar distrés. Cuando sufrimos ansiedad de forma constante acaba siendo desadaptativa y puede impedir que hagamos vida normal.

El estrés en un perro es muy común, ya que es un animal muy sensible a los sentimientos de los demás y al entorno. Los animales necesitan controlar y prever las situaciones por eso nuestra actitud también es importante. 

Tenemos que estar atentos al comportamiento de nuestro can y en si sus actos están relacionados con el estrés.

dos husky sacando la lengua

¿Cómo sabemos si nuestro perro está estresado?

Nuestro perro puede sufrir estrés por diversos factores como un ambiente tenso en el domicilio, estar solo durante mucho tiempo, demasiada actividad física, tener poca interacción social, etc. 

A largo plazo el estrés puede conllevar estados emocionales negativos, por lo que es muy importante identificarlo y tratarlo a tiempo. Incluso el estrés puede hacer que una persona o un animal enferme.

Alguno de los signos físicos que puedes encontrar en un perro estresado son:

  • Se sobresalta ante cualquier ruido o movimiento (nervios)
  • Duerme poco
  • Comportamiento agresivo 
  • Tímido o nervioso
  • Aumento de ladridos y gruñidos
  • Orina o defeca donde no le corresponde
  • Pérdida de pelo: Es uno de los síntomas más graves y puede devenir de un estrés crónico. Puede que venga de lamerse demasiado o de que se lo esté arrancando con los dientes. 
  • Falta de atención. No se concentra ni obedece nuestras órdenes
  • Pérdida de apetito
  • Hiperactividad: Si tu can no puede estar tranquilo puede que sea un síntoma de estrés. Quizá destroza mobiliario o zapatillas para desfogarse y no por estar mal educado.
  • Jadeo constante
  • Se muestra indiferente y cansado. Parece que no tiene ganas de hacer nada e incluso se muestra apático
  • Se comporta de forma huidiza. Siente miedo a las personas o perros y tiene actitudes esquivas
  • Se rasca demasiado y esto le acaba provocando heridas

Si identificamos alguno de estos síntomas debemos consultar con  un educador canino este problema lo antes posible. Nos podrá asesorar y ayudar a identificar las causas y sus posibles soluciones.

¿Qué podemos hacer para evitar que nuestro perro se estrese?

1) Mantener una actitud calmada.

Los perros son tan sensibles que incluso pueden sentir lo que nosotros estamos sintiendo, empatía psíquica. Por ello es importante mantenernos calmados y mantener un tono suave delante de ellos.

2) Intentar que si su rutina cambia sea de forma progresiva o establecer rutinas.

Cada perro es un mundo, pero las mudanzas, que lleguen extraños a casa, nuevos animales o cambios en el paseo o juegos, pueden hacer que tu perro se estrese. Es importante identificar si el motivo puede o no ser este. Si ya tienes identificado que tu perro está estresado puede ser bueno crear una rutina para él. Al igual que a nosotros nos afectan los cambios, a tu perro también y le dará tranquilidad tener algo de control sobre su entorno.

3) Estar atentos al descanso de nuestro perro.

Los perros duermen una media de 16 horas diarias. Si tu perro duerme menos, notas que no tiene un descanso tranquilo o ves que está nervioso quizá es una forma de identificar un problema.

4) Sobre el autoaseo del can.

Si tu perro se empieza a lamer desproporcionadamente causándole heridas puede que también sufra de estrés y sea su forma de liberar tensiones.

5) Jugar con él.

Tu perro necesita jugar y socializar así que una falta de ello puede causarle estrés. Existen muchos tipos de juegos pero los juegos de destreza mental le ayudarán a estimular su cerebro.

Además tu perro necesita tener juguetes y mordedores disponibles para canalizar el estrés que pueda empezar a sufrir.

6) Proporcionarle cariño y afecto.

Al igual que nos pasa a nosotros, el afecto reduce el dolor emocional y puede ser una buena solución para este problema.

7) Consulta a tu veterinario si crees que tu perro puede tener algún problema fisiológico, sino acude un educador canino.

Es fundamental que cuando notes que tu perro puede tener algún problema lo primero que hagas es acudir a un educador canino.

Esperamos que hayas podido identificar si tu perro sufre algún tipo de estrés y que le puedas poner solución muy pronto. Nosotros siempre recomendamos consultar a un educador canino ante cualquier problema relacionado.

Si te ha gustado déjanos un comentario 👇

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *