educacion de perros jóvenes

Pautas de educación en perros jóvenes

La juventud o adolescencia es la segunda etapa de la vida de un perro. Comienza a los seis meses de edad, cuando finaliza la etapa de cachorro, y durará hasta que este cumpla los dos años. Una vez alcanzada la edad adulta, el trabajo realizado con los perros jóvenes será imprescindible para que, en adelante, sean felices y sepan comportarse el resto de su vida.

 

Características de los perros jóvenes.

Los perros jóvenes se caracterizan por su nerviosismo, provocado principalmente por la gran cantidad de hormonas que recorren su cuerpo mientras se preparan para alcanzar la madurez sexual. Los comportamientos que desafían la autoridad del guía son habituales a esta en esta fase.

Aunque cada perro es un mundo, en la adolescencia, pueden volverse ariscos, desafiantes e incluso, en raras ocasiones, agresivos. Esto, sumado a un aumento de su capacidad intelectual, a un instinto muy desarrollado y al avance en su fortaleza física, hace que el perro pueda convertirse en una mascota difícil de controlar. Además, su necesidad de salir a pasear y a jugar aumentará, por lo que es importante poder dedicarle el tiempo suficiente a su educación y ocio prácticamente a diario.

El trabajo de educación en el perro joven seguirá el guión comenzado a la edad de cachorro siempre que sea posible y haya estado sometido a un trabajo educacional. Si no ha sido así ha de comenzarse con fundamentos básicos adaptados a su edad. La educación en esta época de su vida es un proceso duro. Su nerviosismo y momentos de descontrol hacen que la socialización, en determinados instantes, se complique. Pero trabajar en ese sentido es esencial para que el perro sea capaz de adaptarse a distintos entornos y a interactuar con otros perros y personas.

 

Actitud a mantener ante los perros jóvenes.

Es muy probable que, de un día para otro, ese cachorro que acudía siempre cuando se le llamaba, de repente deje de hacerlo. O que durante los paseos empiece a tirar de la correa de una forma como nunca antes lo había hecho. Esto no significa que haya olvidado todo lo trabajado hasta ahora, sino que son fases habituales a su edad. En esos momentos, el guía tiene que mantenerse firme y ayudar al perro a saber diferenciar entre lo que hace bien y lo que no.

Seguirá siendo importante interactuar con él a modo de juego. Pensar en ello como si se tratase de un cachorro grande. Deben mantenerse los premios a su buena conducta y las llamadas de atención cuando no lo sea. Durante los paseos, es conveniente ir a sitios amplios donde pueda correr libremente y dar salida a ese nerviosismo.

 

Socialización en la adolescencia.

Como he mencionado, la socialización a esta edad será más complicada que en la fase de cachorro. Tanto en su relación con las personas como con otros perros. Probablemente comprobarás que ahora, durante los paseos, entra en peleas o se enfrente con otros perros. Esto es un proceso natural totalmente normal. Es la forma en la que ellos marcan su territorio. Los perros adultos tratarán de que los jóvenes respeten su autoridad, sobre todo cuando hablamos de machos. La testosterona hará el resto. Esto no tiene por que ser nada malo, siempre que se mantengan las distancias.

Si los enfrentamientos se vuelven incontrolables y cada vez van a más, podrías plantearte solucionarlo mediante la esterilización, que suele ayudar en estos casos y es la mejor época de su vida para llevarla a cabo. Sin embargo, si las peleas son puntuales y no crean demasiados problemas, bastará con seguir premiando el buen comportamiento y potencias su socialización amistosa con otros perros.

 

educación perros jóvenes

 

Cambios en el desarrollo de los perros jóvenes.

Aunque esto dependerá en gran medida de la raza, porque no todas desarrollan de la misma manera, se podría decir que el desarrollo óseo de los perros tardará más según sea el tamaño del cánido. Mientras mayor sea el perro, más tiempo necesitará para completar su desarrollo. Para que este se produzca adecuadamente, nos hemos de preocupar de que su alimentación cubra completa y adecuadamente sus necesidades a nivel de nutrientes.

Otro cambio importante que tiene lugar en la adolescencia es el de la dentadura. Los dientes de leche del cachorro dejarán paso a la dentadura definitiva. Esto provocará en el perro una necesidad de mordisquear continuamente todo lo que encuentre. En este sentido, puedes ayudar proporcionándole juguetes y otros artículos diseñados especialmente para ser mordidos. Por un lado trabajarás su educación enseñándole que puede y que no puede morder y, por otro, evitaras destrozos en casa.

 

Tips importantes para su educación.

Para empezar, es necesario que el perro conozca unas reglas fijas. Las normas son las que son, no deben cambiarse ni actuar de distinta forma en unos u otros momentos. Además, si en la educación intervienen otros integrantes de la familia, todos deben conocer esas reglas y aplicarlas de la misma forma.

Está demostrado que las sesiones de adiestramiento cortas y constantes dan mejor resultado. Si la falta de tiempo es un problema, siempre será mejor quince minutos diarios que dos horas una vez a la semana.

En momentos de estrés, recuerda que las emociones se transmiten. Si tu te mantienes calmado y tranquilo, el perro entenderá que es así como debe comportarse. Actúa siempre fríamente y sin perder la calma o, de lo contrario, todo se complicará.

La motivación sigue siendo esencial durante la adolescencia. Hacer que el perro siga estando siempre dispuesto a hacer cosas contigo es muy importante. Anímale, hazle halagos y termina siempre los paseos con una actividad que le guste y le resulte fácil.

Te vuelvo a recordar la importancia de la educación en esta edad y de contar con la ayuda de un profesional que te guíe durante los entrenos y trabaje contigo y con tu mascota. Si quieres saber más a este respecto, mi Curso Para Perros Jóvenes está pensado para tí. Échale un vistazo y, si tienes cualquier duda, estoy a tu disposición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *